Foto-reportaje o retratos posados: ¿qué servicio elegir?

Es mejor un sesión de fotos de boda clásico, con un fuerte impacto estético, o un reportaje de boda con fotos espontáneas tomadas sin ninguna construcción de la escena? Es una cuestión de gusto personal. La elección es solo tuya.

La mayoría de los cónyuges, en la actualidad, parecen inclinarse hacia la segunda opción, argumentando que no hay nada más hermoso que aprovechar el momento de un abrazo, una sonrisa espontánea o una risa en el momento exacto en que ocurren. Otros, sin embargo, prefieren tener en recuerdo de su boda fotos de retratos clásicos, elegante, en poses estéticamente impecables que realzan tu figura. Es única y exclusivamente una cuestión de gusto personal.

Además, muchos cónyuges declaran que no están particularmente entusiasmados con la idea, en día de la boda, de tener que dedicarle tiempo a los clásicos foto de retrato, y ven las sesiones fotográficas tradicionales como tiempo restado de diversión, fiesta y emociones.

Al elegir entre reportaje fotográfico o retratos posando, el consejo es que te dejes guiar únicamente por tus gustos y preferencias personales. Analicemos en detalle las características de ambas opciones.

Fotos posadas: pros y contras

Las fotos en poses y los retratos románticos son los componentes básicos de sesiones de fotos clásicas, elegante, refinado, profesional y extremadamente glamoroso. Este tipo de foto ingeniosamente elaborada hará que la belleza y la elegancia de tu día sean eternas. matrimonio.

El sesión de fotos posada Equivale a una auténtica sesión de rodaje profesional en el estudio, en la que el fotógrafo se convierte en director y te guía paso a paso, dándote instrucciones precisas sobre dónde mirar, qué hacer, cómo subirte y dónde poner las manos. , como si fueras un modelo profesional. Cada detalle estará meticulosamente cuidado. Nada se dejará al azar y el resultado será excepcional, desde la portada. Te verás en tu mejor forma y te sentirás como una estrella.

En el foto posando, el fotógrafo realza el contexto, te da instrucciones sobre cómo aprovechar al máximo la luz y te ayudará a elegir el mejor fondo para tus fotografías. Quedará asombrado. Una sesión de fotos de este tipo, realizada por profesionales experimentados y competentes, podrá amplificar tu belleza y sacar lo mejor de ti, brindándote fotografías fabulosas.

Si en el álbum de boda quieres tener fotografías de fuerte impacto, que te quiten el aliento, el consejo es elegir un sesión de fotos con fotos posando, ingeniosamente elaborado por fotógrafos expertos.

Después de la ceremonia, cuando aún esté sobrio y perfectamente vestido, reserve una hora para la sesión de fotos. No te arrepentirás. Después de la ceremonia también es recomendable tomar las clásicas fotos grupales con padres, testigos, amigos, familiares, colegas, etc.

sin embargo, el sesión de fotos tradicional quizás no sea la solución más adecuada para quienes se sienten incómodos frente a la cámara, tienden a endurecerse ante la idea de posar y, como se mencionó, levantan la nariz ante la idea de tener que dedicar tiempo a las fotos en su día de la boda.

blog-de-bodas-consejos-de-bodas

Reportaje fotográfico de bodas: pros y contras

La mayoría de los italianos son de la idea de que, en las fotos de boda, los retratos posados ​​clásicos no son suficientes y que solo fotos espontáneas, tomadas en secreto, sin ninguna construcción de la escena, capturan verdaderamente las emociones y la atmósfera del día.

Cada vez más parejas casadas eligen, de hecho, la reportaje fotográfico de boda que apuesta por la naturalidad y espontaneidad de los sentimientos, a expensas de la estética. Todo legítimo y comprensible. Es, como hemos dicho, una cuestión de gustos y preferencias personales.

Según los fotógrafos, un enfoque de reportaje para Fotografía de boda narra las emociones auténticas, los momentos de complicidad, los detalles y los momentos más significativos del gran día de forma natural, espontánea y viva. Las fotos espontáneas, según ellos, logran mantener vivas las emociones para siempre.

¿Quién está orientado en el reportaje de boda desea guardar en el álbum de bodas recuerdos que devuelvan toda la naturalidad y espontaneidad posible.

Cómo funciona el reportaje fotográfico de bodas

El reportaje de boda Suele comenzar antes de la ceremonia, en casa de la novia, para inmortalizar los preparativos, con tomas de la fase de maquillaje y peluca, del vestidor, de la hermana que ayuda a ponerse el velo, de la madre que abrocha el vestido y , inevitable, del momento en que la novia lleva pendientes y collar.

Me gusta mucho el «detrás de escena», el escenario. En ocasiones se contratan más fotógrafos, para que se puedan fotografiar los preparativos incluso en casa del novio, con, inevitablemente, el padre o hermano que le ayude a atar la corbata.

Es importante que el fotógrafo llegue al lugar de la ceremonia al menos media hora antes de la llegada de la novia, para inmortalizar, siempre estrictamente en secreto, a los invitados, testigos, padres y el novio que esperan.

Durante la ceremonia, los aspectos más destacados a capturar son:

  • entrada de la novia
  • Promesa de matrimonio
  • tembloroso intercambio de creencias
  • comunión eventual, en el caso de un rito católico
  • firmas
  • tirando arroz.

Es en el restaurante donde el reportaje fotográfico de boda da mejor que él mismo. La mirada indiscreta del fotógrafo lo capta todo, con una mezcla de fotos de las mesas, brindis, amigos brillando gritando «para los recién casados ​​hip hip hurra», niños jugando, esposas que mordisquean …

Luego vienen las fotos de los bailes, con planos de la novia bailando con su padre, de los trenecitos y del primer baile como marido y mujer. A esto le sigue el corte de la torta, el brindis con los codos cruzados, el lanzamiento del ramo, el karaoke y los bailes tragicómicos latinoamericanos.

boda-blog-ideas-boda

Reportajes fotográficos o retratos posados: consejos

La elección entre una sesión de fotos profesional o un reportaje fotográfico de bodas es, como decíamos, puramente personal. Y no es seguro que uno excluya al otro. Muchos cónyuges mezclan ambos para mantener intactos los recuerdos del gran día.

El consejo, no importa a quien elijas reportaje fotográfico o retratos posados, es acudir siempre a fotógrafos profesionales, experimentados, competentes y, posiblemente, especializados en fotografía de bodas. Depender de fotógrafos improvisados ​​o, peor aún, de amigos y familiares es una solución que, por supuesto, te ahorrará unos cientos de euros, pero podría dar resultados algo decepcionantes.

×